En el firmamento coral Ensemble Vocal Luna

Por PEDRO DE LA HOZ, periodista de Granma

El camino emprendido por Sonia McCormack en el 2002 al crear el Ensemble Vocal Luna, íntegramente conformado por voces femeninas, acaba de vencer el trecho de su primera década con toda la ventura posible bajo la conducción de la joven maestra Wilmia Verrier Quiñones, quien mostró en estos últimos días de marzo la consolidación de un trabajo coral de mucho mérito.

En el Oratorio San Felipe Neri la agrupación abordó un repertorio estilísticamente variado y exigente destinado no solo a probarse a sí misma sino a satisfacer las apetencias de un nutrido público, mayoritariamente joven, que acude con frecuencia a los conciertos de música vocal. Sea dicho también esto como un logro del movimiento coral cubano, que en el área profesional cuenta en toda la Isla con agrupaciones de excelencia y profesores de primerísimo nivel como Electo Silva, José Antonio Méndez, Digna Guerra, Alina Orraca, Carmen Collado y María Felicia Pérez.

A la vera de estos nombres se ha empinado Wilmia Verrier, quien ahora con Vocal Luna despliega no solo sus cualidades de liderazgo sino también una concepción refinada de la proyección vocal.

Como todo coro que se respete, Vocal Luna tiene entre sus bases el repertorio polifónico tradicional aprehendido de tal modo que se da el lujo de embridarse con la agrupación insignia de la música antigua occidental entre nosotros, Ars Longa, como lo hizo en el concierto con piezas del inglés John Dowland.

Esa no fue la única colaboración presente en la velada. Idéntico desafío asumieron las muchachas al unirse a la sección femenina de Exaudi, con María Felicia Pérez como solista (cada vez canta mejor) en el Standchen, de Franz Schubert, quintaesencia del romanticismo alemán.

También como todo coro cubano que se respete, el conjunto paseó por las sabrosas y sutiles páginas de Si tu supieras, de Emilio Grenet, y Drume negrita, de Eliseo Grenet. Y hasta tuvo su momento de sobria sublimación lírica con la versión del maestro Cándido Monier de la canción de Tom Jobim y Vinicius de Moraes, Yo sé que te voy a amar.

Quisiera, sin embargo, resaltar otros tres momentos del concierto que no deben pasar inadvertidos. Uno, la intervención de la arpista Ana Beatriz del Río, botón de muestra de la formidable labor docente que lleva a cabo contra viento y marea la profesora Mirta Batista. Otro, la interpretación de dos piezas de la serie Haikus, de Mónica O’ Reilly, destacables por su concentración expresiva. Y un tercero: la experiencia con el taller de voz y movimiento corporal que se desarrolla en la Escuela Nacional de Música, cuyo coro femenino se sumó a la demostración, en una visceral entrega de Mudanzas, de Oscar Escalada.

Ensemble Vocal Luna 1Ensemble Vocal Luna 2
foto: Walfrido

Contáctenos, háganos saber lo que necesita, le atenderemos y esperamos superar sus expectativas.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*